MAR DECAPITADO

Rafael Sandiego y foto de Adela Casado
Antes eras limpio y puro
abundante en especies
te llenabas de gusto
porque estabas contento,
y me dabas y me dabas tanto.
En ti, tus hijos vivían felices
y yo, disfrutando de tu alegría,
Imaginaba la voz de tu olas,
tus criaturas cantando,
y me dabas y me dabas canto

Ahora te he convertido en
una venus de Milo, sin brazos
en estatua Romana, sin piernas
escultura Egipcia, sin cara
Pirámide Azteca cercenada.

Te he agredido,
a pesar de lo tanto que me has dado
te he contaminado,
escucho tu llanto
a pesar de lo tanto que me has amado

Hoy, hoy estas sentenciado,
inocente, pero condenado
sin juicio, sin tribuna, ni jurado
con la desesperanza de ser,
un mar decapitado...

1 comentario:

  1. Me impacta este poema
    tanta verdad que me da pena.
    felicidades por tu conciencia ecologica

    ResponderEliminar