EL MURO DE LA VERGÜENZA

Texto de Rafael SAndiego
En este lado del mundo, en donde yo vivo, se encuentra la zona fronteriza entre San Diego, California, Estados Unidos de Norte América y Tijuana (México).
Cientos de Mexicanos, vivos partícipes del gran éxodo del siglo XXI, tratando de entrar, su único pecado: buscar trabajo, a riesgo de su propia vida, dejando atrás a sus familias, algunas veces muriendo a tiros a manos de la Patrulla Fronteriza Norteamericana, o atacados y asesinados por grupos arios separatistas, queriendo huir, al ver amenazada su supervivencia de un gobierno Mexicano que no ofrece trabajos ni seguridad a sus ciudadanos. Cierto es que aquí, no matan por tratar de salir como en aquel Berlín sino por tratar de penetrar el muro, el muro de la vergüenza. Me pregunto: ¿acaso todo esto no es anti-ecológico, porque es injusto? porque no es equitativo, es antiecológico. ¿Como es que el hombre moderno ha perdido comunicación, ha olvidado su principal Hito, el de sus fronteras naturales? ¿Acaso convivir entre seres humanos, no es también ecología, por tratarse de convivencia entre organismos y el medio ambiente?
Especies como el Borrego Cimarrón, el Venado, las Ballenas Grises y hasta el hombre, se ha puesto a si mismo al borde de la extinción sobre el efecto invernadero de su demencia e irracionalidad.
Les comparto un Poema en memoria a Chico Méndez, un poema de protesta natural.
Chico Méndez (1944-1988)


A la tierra la destazan,

ahora esta pasando, por la selva madre del Brasil
cumpliendo los contratos si no, se los cancelan
por el capital de Nueva York
la selva gritó, solo un hombre la escuchó.

Cegándole los bosques, pudriéndole los ríos
regando su mercurio y su ambición
son hombres insensibles que no tienen principios
todos embriagados con poder
la selva lloró, solo un hombre la escuchó....

Por el oro lo emboscaron por la plata lo callaron
con su último suspiro les pagó
fueron hombres sin conciencia que polucionan la decencia,
por unas monedas a ganar,
la tierra lloró, solo un hombre la escuchó,



Aquí llegó ya Chico Méndez, el eco de tu voz,
tu protesta Natural,
aquí está y aquí quedó, el eco de tu voz....
____________________ Por
Rafael Sandiego

2 comentarios:

  1. Estimado Rafael, nos describes una situacion que se repite demasiadas veces y en muchos sitios: los inconcebibles muros de la vergüenza.
    El cambio climatico acelerado por la contaminacion y otras prácticas de los paises "ricos" influye socialmetne en la necesidad de emigrar.
    ¿cómo podemos olvidar que los dramas que viven otros seres son los nuestros?
    "Nada humano me es ajeno" dijo un maestro.

    Agradecida por permitirme leer tu denuncia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mara. Excelente obra digital donde las energías se revuelven como en un grito. Ese fuego que da la vida y puede tambien consumirla. si, ¡la conciencia ecológica es una necesidad!

    Besos

    ResponderEliminar