LOS TEMPLOS texto y obra de Diego López Granados

En un momento dado de la Historia de la Humanidad, La Fábrica adopta para el individuo la categoría de Templo he incluso podríamos decir lugar de culto, desde la revolución industrial hasta nuestros días, el lugar de trabajo, ocupa un lugar importante en el espacio y en el tiempo, el hombre pasa más horas dedicado a la producción que en su casa o compartiendo tiempo con su familia.

El “progreso” tanto de la sociedad en su conjunto como el del individuo que ante una economía de subsistencia, primero en la posguerra y después en los años de la emigración por todo el Estado y en el extranjero necesita trabajar mas horas cada día, se ve lanzado a conseguir el sueño de una sociedad donde consumir es sinónimo de sociedad adelantada .Y así durante todo el s.XX.

En esa carrera desenfrenada no todos hemos sido conscientes del precio del” progreso”, la felicidad de cobrar unas horas extras al final de cada mes nos nublaba los ojos en el mejor de los casos cuando no el cerebro, el objetivo era pagar la letra del piso y la del utilitario y algunos la segunda residencia que curiosamente siempre era en el campo lejos de las chimeneas y ruidos de la maquinaria.

No había tiempo para pensar en las jornadas interminables cortando hierros y apretando tornillos y en los fines de semana apenas si podías “desintoxicarte” de semejante trabajo.

¿Esto esculpa de alguna manera al obrero-fiel del templo-fábrica? Creo que durante muchos años sí lo exculpa, la formación medio ambiental en las empresas era nula y en el resto de la sociedad igual pero justo en este resto de la sociedad siempre ha habido una clase con poder para imponerse y la mejor manera era la de tener ocupados cuantas mas horas mejor a una clase trabajadora a la que se le decía yo no te pago para que pienses, Pero llegó afortunadamente la “clase intelectual” o sea la clase formada, la que con algo mas de tiempo se pudo dedicar a INVESTIGAR tanto la salud del medio ambiente como los problemas de salud de los obreros en sus TEMPLOS y solo después y poco a poco vendría la concienciación sobre nuestra participación en el medio en que vivimos

Creo que la conclusión es fácil, mas información veraz y contrastada, más educación desde las escuelas, es la forma en que el hombre tomará conciencia de la salud de nuestro planeta y como afrontar los problemas derivados de esa mala salud.

1 comentario:

  1. A LOS TEMPLOS Grupo escritores
    La claridad en el mensaje de tu texto me parece extraordinaria y deseo de corazón que salga de los límites de Sensibilizarte y mucha gente pueda leerla, hace falta.
    y citando tus palabras: "... el del individuo que (...) se ve lanzado a conseguir el sueño de una sociedad donde consumir es sinónimo de sociedad adelantada ..."
    Durante muchos anos corrí en busca de un estatus que a cada paso se me escapaba. Un día dejé de hacerlo al comprender que si hubiera reflexionado antes sobre lo que era importante en mi vida y lo que no, probablemente hubiese corrido en pos de muy pocas cosas. Le habría dado una mejor función a mi dinero, a mi tiempo y a mi vida.
    El día que aprendamos –como individuos- a hacer el tipo de reflexión que tú has hecho en este texto, empezaremos a tener sociedades más sensatas en las que el hombre sea capaz de pensar por sí mismo y no sea gobernado por el consumo.
    cordialmente, paula cuevas

    ResponderEliminar